Después de 19 años, Colón volvió a ganar un clásico santafesino de visitante

Garnier, autor del 2 a 0, festejando su primer gol con la rojinegra

En un partido trabado disputado en el estadio ’15 de abril’, el sabalero venció por 2 a 0 a Unión y rompió una racha desde 1998 sin ganar en condición de visitante. Los goles fueron marcados por Guillermo Ortiz y Yamil Garnier, ambos de cabeza en la segunda etapa. Con muchos expulsados, dos por lado, el juego no fue bueno y la diferencia estuvo en la pelota parada.

Si bien, en el recuento son sólo ocho partidos los que se habían disputado hasta el momento en el ’15 de abril’, con tres victorias locales y cinco empates, debido a la diferencia de categorías que lo impidió durante varios años. El recuerdo del último triunfo sabalero como visitante, en un partido correspondiente por la fecha 7 del torneo apertura de 1998, cuando Colón superó a su rival también por 2 a 0, con goles en aquel entonces del ídolo rojinegro, el ‘Bichi’ Fuertes, y otro de Pablo Ricchetti. Aquel antecedente, casi dos décadas en la historia, se sumaba también a la racha de cinco años que cargaba el equipo de Barrio Centenario sin festejar en el clásico santafesino, desde el 2012, cuando con goles de Lucas Mugni y Emanuel Gigliotti lo había hecho como local. Además, como recordábamos en la previa, la diferencia en el historial, que era de dos partidos, ahora quedará reducida a uno de diferencia. En números, se vieron las caras 87 veces, con 28 triunfos para Unión, 27 para el sabalero y 32 equidades en el ‘clásico más parejo del fútbol argentino’.

En lo que respecta al juego, en un primer tiempo muy opaco, Unión y Colón llegaron al entretiempo en una total igualdad con ambos equipos 'tímidos' en lo que se respecta al ataque y un ritmo de juego sistemático y trabado que inhibía cada avance de los conjuntos. Hubo cantidad de faltas que el árbitro decidió no sancionar con tarjeta y que provocaron que cortar el juego con infracción sea una opción viable.

En los primeros minutos de la segunda parte continuaron con la misma tónica, y la diferencia del encuentro no podía llegar de otra manera sino con una pelota parada. A los 13', en un centro de la buena pegada de Iván Torres desde metros más adelante de mitad de cancha, el central Ortiz de cabeza mandó la pelota al fondo del arco defendido por Nereo Fernández para decretar el 1 a 0. Una ventaja que no parecía merecer ninguno de los dos dado el juego mostrado.

A partir del gol de Colón el partido se volvió extraño debido a dos expulsiones casi instantáneas, una para cada equipo. A los 60', por un codazo en una pelota dividida fue echado Iván Torres (aunque en primer momento el árbitro lo había confundido con Vera) y, cuatro minutos después, quién había recibido la flagrante infracción del volante paraguayo, Manuel de Iriondo, empuja a un rival que se retiraba lentamente después de haber sido sustituido y se gana tontamente la segunda tarjeta amarilla.
La decisión de Pumpido de plantar a los dos delanteros centrales de Unión, el titular Soldano y el ingresado Anselmo, ambos de características de nueve, convirtió los ataques del equipo en previsibles y principalmente frontales que facilitaron la tarea para los de Domínguez.

Sin más que destacar en el paso del tiempo, en una nueva pelota parada, como sucedió durante todo el partido, Colón ganó por arriba en el área y estiró la ventaja a 2 a 0 gracias a un cabezazo de Garnier. La jugada del gol, a los 85', fue de un tiro libre desde la banda izquierda que fue impactado a la carrera, similar al primer grito, por el recién ingresado jugador sabalero.

Minutos más adelante, en una particular jugada, el partido se quedaría con dos hombres menos, también en este caso uno por lado. Algozino, en la decepción de haber perdido la pelota improvisa un tackle propio de rugby a Nicolás Silva que, luego de haber sido tumbado, responde desde el suelo con una patada desde el suelo. El árbitro juzgó la intención de ambos y decidió la expulsión que hizo que el partido culmine sólo con 18 jugadores. En los instantes finales, Poblete pudo aumentar la ventaja en una ocasión que dispuso de ponerse mano a mano frente al arquero tatengue, pero la demora hizo que sea frenado por un defensor.

El final del partido, por más emotiva que suela ser la necesidad de uno de marcar y del otro de defender, no acarreó con ocasiones que inquieten la defensa de ‘Fatura’ Broun y así fue como con el pitido final y el 2 a 0 en el marcador se desató, primero en la cancha y luego en las calles, una fiesta que desde hace tiempo venía siendo anhelada por la parcialidad sabalera. Cánticos, bocinazos y colores rojinegros teñirán la ciudad hasta la madrugada y permanecerán en el resabio por unos días de haberse impuesto frente al rival de toda la vida.

La tabla de posiciones, que indica que hoy Colón con este triunfo llega a los 24 puntos y se ubica en la octava posición, poco importará, pero es relevante recordar. Así como Unión, por su parte, cae hasta el décimo puesto y mantiene las 23 obtenidos hasta el momento en el torneo. Y en otro dato poco trascendente en este momento, es que por la próxima fecha el conjunto victorioso, el sabalero, recibirá como local a Lanús, mientras que el Tate hará lo propio frente a Banfield, en el sur de Buenos Aires.

SÍNTESIS
Unión (4-4-2): Nereo Fernández; Emanuel Brítez, Agustín Sandona, Leo Sánchez, Bruno Pittón; Mauro Pittón, Manuel De Iriondo, Martín Rivero, Diego Godoy; Lucas Gamba, Franco Soldano.
Suplentes: Peano, Erramuspe, Acevedo, Algozino, Cejas, Vadala, Anselmo.

Colón (4-4-2): Jorge Broun; Lucas Ceballos, Germán Conti, Guillermo Ortiz, Clemente Rodríguez; Facundo Pereyra, Gerónimo Poblete, Pablo Ledesma, Iván Torres; Diego Vera, Nicolás Leguizamón.
Suplentes: Carranza, Olivera, Garnier, Bastía, Oviedo, Silva, Blanco.

Goles: 58' Ortiz (C), 85' Garnier (C).

Expulsados: 60' Torres (C), 64' De Iriondo (U), 87' Algozino (U), 87' Silva (C).


Cambios: 57' Algozino ingresa por Rivero (U), 64' Garnier por Leguizamón (C), 65' Anselmo por Gamba (U), 71' Silva por Pereyra (C), 81' Cejas por Godoy (U), 86’ Blanco por Vera (C).