En un encuentro entretenido, Colón y Newells volvieron a empatar

En el segundo partidos de la serie de dos amistosos, Newell’s y Colón tampoco pudieron sacarse ventaja en Santa Fe. Scocco, de penal, en el inicio del juego abrió el marcador para los rosarinos. De cabeza, Conti puso la igualdad para el sabalero el complemento.
Con un buen marco de público tanto local como visitante, ya que fueron alrededor de 3.500 los rosarinos que llegaron al Brigadier Estanislao López, los equipos de camiseta roja y negra, igualaron otra vez (1 a 1 en esta ocasión) en un atractivo partido de fútbol. Recordamos que en el amistoso disputado el sábado pasado en cancha de Newell’s habían igualado en cero.
Para este segundo partido, ambos equipos contaban con una baja confirmada: Poblete para el sabalero y Moiraghi para la lepra, ambos expulsados en la ida. Teniendo en cuenta esto, Domínguez formó el once inicial con tres cambios: Jorge Carranza salió bajo los tres palos en lugar de Broun, el marginado Osvaldo Arroyo (que no jugaba para el primer equipo hace casi dos años) ocupó el lateral izquierdo y el mencionado Poblete dejó su lugar en el mediocampo al paraguayo Fidencio Oviedo. Por su parte, Osella optó por cuatro variantes: José San Román, Seba Domínguez y Nehuén Paz ingresaron en la defensa, y Scocco volvió a ser el punta titular.
En el partido, temprano, en el primer avance del juego, Mauro Formica domina dentro del área y con sólo el arquero por vencer, manda la pelota a centímetros del palo para suspiro del público local. Pero no fue más que un respiro más tarde cuando ya los doce pasos de distancia entre Scocco y Carranza volvían a subir las palpitaciones. A los 8’, Newell’s ya ganaba 1 a 0 y si el ‘re-debut’ del mencionado Arroyo ya era difícil en su duelo ante las subidas de Amoroso (de los mejores del primer partido), más se tornaba con la carga de haber provocado el penal. En un tiro de esquina de la izquierda, el árbitro Andrés Merlos -quizá de manera excesivamente puntillosa- consideró que el forcejeo del lateral sabalero con el delantero fue meritorio de infracción. “O los cobras a todos, o no cobras ninguno”, arremetería más tarde el técnico del local. El gol, como si difícil fuera resumirlo, fue de Scocco: fusiló al arquero, y a sacar del medio.
Ya con la ventaja en el marcador, Newell’s demostró destellos de su mejor fútbol en base a una firme defensa, precisión en el pase, principalmente en los pies de Quignon -el más destacado por escándalo en la visita-, y una soltura eléctrica en sus tres atacantes -que “aparecían por todos lados”, si se sincerara en los micrófonos un defensa rival- que hacían prever que el 2 a 0 estaba al caer. Pero, como sucediera en la ida, el conjunto rosarino aflojó de repente para desgracia del espectáculo, pero para la suerte de Colón.
La primera aprobación de Domínguez fue cuando Leguizamón, uno de los dos nueves en cancha, salió del área a pivotear y habilitó la subida de Clemente Rodríguez con un preciso pelotazo, pero el centro del exBoca fue demasiado fuerte y Bernardi no tuvo posibilidad de dirigir su cabezazo que terminó yéndose por arriba del travesaño. A partir de los 30’, el sabalero, sin ser el dueño del juego pero si con mayor posesión que los primeros minutos, comenzó a encontrar más huecos para sus delanteros, pero el continuo acecho al arco rival careció de claridad en los pases finales. La primera mitad, sin ser emotiva, tuvo atrayentes y mantuvo un ritmo de partido alto como si realmente se tratará de un encuentro por los puntos.
En la segunda etapa, el discurrir de los minutos fueron imponiendo cada vez más el protagonismo del equipo santafesino y la ventaja se acortaba cada vez más desde los merecimientos. Fue así que, en un córner para Colón, lanzado desde la misma esquina que en la jugada del penal para Newell’s, el ‘Flaco’ Conti se impuso en lo alto y de cabeza mandó la pelota a la escuadra para marcar el empate sabalero con más de 30’ por jugar. Como respuesta, y con tónica de lo más bilardista posible, el rebote de la segunda jugada de un lateral tirado al área (se explica así) quedó boyando en los pies de Maxi Rodríguez que no dudó en darle con ‘fiereza’. Pero el arquero de Colón, sin tiempo de reacción ante el disparo a quemarropa, evitó el gol despejando la pelota con el pecho. Lejos de su esencia, fue la jugada más clara que pudo generar el ya desconcentrado equipo de Osella.
Minutos más tarde, el volante central Fidencio Oviedo -de gran tarea- recupera en la mitad de campo rival y Pablo Ledesma, metros más adelante, saca un remate fortísimo que impacta -literalmente- en el ángulo del arco defendido por Unsain, al que, de haber sido gol sólo se le hubiera podido reprochar no rezar con tanta fe.
Los minutos finales, con un Colón cada vez más afianzado, tuvieron al ingresado Nicolás Silva como uno de los más peligrosos. Sus continuas apariciones por ambas bandas y regates en los que fácilmente dejaba jugadores atrás amenazaban, pero el mal partido de Ismael Blanco, que no fue nunca referencia de pase, provocó que los avances se diluyan o en las manos del arquero o en los rechaces de un defensor. El delantero surgido de las inferiores había generado gran expectativa en su regreso al club, pero sólo pudo concretar tres goles el semestre pasado y los reiterados pedidos del DT por la llegada de un atacante (el uruguayo Diego Vera, el más factible) parecen justificarse cada vez más.
El cierre del encuentro, con empate en uno, sumado a la también igualdad (0 a 0) del sábado pasado, aparenta dejar más conforme al técnico de Colón que a su par rosarino. Sin el juego asociado que mostró el rival, pero con orgullo propio, sumado al empuje de su público, los sabaleros manifestaron cerrar el encuentro con más resto físico (o anímico, al menos) y contaron con mejores chances para hacerse con el partido. En conferencia, Eduardo Domínguez compareció sobre el desarrollo del encuentro: “los primeros 15’ nos costó entender el juego, hay cosas para mejorar, sobre todo como equipo, pero cuando nos rearmamos y empezamos a tener el orden que buscamos, se vio el Colón que queremos”. “Creo que vamos por buen camino”, cerró esperanzado el DT. Por su parte, claramente preocupado por los baches en el rendimiento, el entrenador leproso Diego Osella declaró: “me gustó que el equipo sostiene el juego y me preocupa la desconcentración”.
Formaciones:
Colón (4-4-2): Jorge Carranza; Clemente Rodríguez, Germán Conti, Emanuel Olivera, Osvaldo Arroyo; Christian Bernardi, Fidencio Oviedo, Pablo Ledesma, Iván Torres; Ismael Blanco, Nicolás Leguizamón. Suplentes: Jorge Broun, Osvaldo Barsottini, Luis Garnier, Adrián Bastía, Nicolás Silva, Facundo Pereyra.
Newell’s (4-2-3-1): Luciano Pocjrnic; José San Román, Sebastián Domínguez, Nehuén Paz y Germán Voboril; Facundo Quignon, Juan Ignacio Sills; Joel Amoroso, Mauro Formica, Maxi Rodríguez; Ignacio Scocco. Suplentes: Ezequiel Unsain, Franco Escobar, Jacobo Mansilla, Víctor Figueroa, Sebastián Prediger, Matías Tissera, Héctor Fertoli.
Goles: 8’ Ignacio Scocco (N), 56’ Germán Conti (C).
Cambios: 45’ Pocjrnic por Unsain (N), 58’ Amoroso por Mansilla (N), 58’ Sills por Prediger (N), 60’ Bernardi por Pereyra (C), 68’ Formica por Fertoli (N), 68’ Maxi Rodríguez por Figueroa (N), 72’ Torres por Silva (C), 72’ Leguizamón por Bauza (C), 81’ Scocco por Tissera (N).
Mirá los goles:

Publicación original: http://infofutbolweb.com.ar/